viernes, 26 de mayo de 2017

Meriendas sanas: la comida olvidada

La importancia de una merienda sana

Seguramente habrás oído sobre la importancia de cumplir con las comidas a lo largo del día y no saltarse ninguna. En seguida pensamos en la importancia del desayuno para prepararnos para la jornada, del almuerzo para obtener la energía para el resto del día y de la cena para recuperar fuerzas y reponer nutrientes.

Sin embargo nos solemos olvidar de dar su debida importancia a la merienda, casi como si se considerase que es una comida más de la infancia que de la edad adulta. Es un error.

Yogur con fruta para merendar

Para mantenerse en un estado nutricional adecuado todos los especialistas coinciden en que lo mejor es el reparto de las comidas en cinco tomas, las tres más “habituales” (desayuno, almuerzo y cena) junto con un “parón” a media mañana y la merienda de la tarde.
La idea es comer más veces cantidades más reducidas, pero también que esa ingesta nos proporcione los valores energéticos que necesitamos en cada momento del día.

Meriendas sanas, por qué son importantes

El principal motivo por el que una merienda sana es importante es porque mantiene al organismo activo entre la comida y la cena. Esto se puede resumir en tres puntos básicos.
  •  Activa el metabolismo
  • Repone la energía que precisamos para el correcto funcionamiento de todos nuestros órganos
  • Nos ayuda a adelgazar al reducir los niveles de ansiedad con los que llegamos a la cena, lo que permite que esta se más frugal.

Insisto en el concepto “salud” porque para que se cumplan estos importantes objetivos es necesario que la merienda está compuesta de alimentos con valores nutricionales positivos, es decir, la merienda no debe sumar calorías innecesarias como las que aporta la bollería industrial ya que este tipo de comida está compuesta de harinas súper refinadas y grasas saturadas cuyo efecto en el organismo sería el contrario al que pretendemos obtener.

Por cierto, si piensas en la alimentación como una forma de adelgazamiento, te recomiendo que primero analices tu IMC. Si buscas una herramienta adecuada, aquí puedes calcular tu peso ideal con un par de sencillos pasos.

frutos secos para merendar


¿Qué alimentos debería contener una merienda sana?

Entre los productos saludables que puede contener la merienda tenemos:   
  • Los frutos secos. Siempre tostados o crudos, evitar los fritos ya que tienen el añadido de grasa.
  • Yogur. Es un buen suplemento nutricional al aportar proteína e hidratos de carbono. Las versiones de los lácteos es bueno que sean desnatadas para reducir el aporte de grasas.
  • Fruta. En todas sus variantes: a mordiscos, en trozos, en batido... Se trata de un alimento sabroso y saciante, que no engorda y aporta vitaminas, minerales y, por supuesto, fibra.
  • Pan integral. Este tipo de pan es perfecto como base de un canapé de pavo, queso bajo en calorías o pollo. Es recomendable frente al pan blanco ya que, a diferencia de este, no está hecho de harinas refinadas con lo que permite una digestión más lenta, un aprovechamiento de los nutrientes más efectivo y un reducción de la glucosa en sangre.
  • Huevo. Un hubo duro o pasado por agua es un buen aporte de proteína. No conviene abusar de ellos pero resulta una buena forma de variar la dieta de la tarde una vez a la semana.
  • Té. En especial el té verde que tiene propiedades antioxidantes.

Té para merendar

La lista de alimentos saludables es mucho más larga, pero con esta muestra puedes tener una idea clara del tipo de mezclas que puedes hacer para que la merienda no resulte aburrida,
Por el contrario, debemos evitar el consumo de grasas saturadas (mantequillas, derivados del aceite de palma…) y harinas refinadas (pasta, pan blanc, bollería industrial), así como los azúcares, que son fácilmente sustituibles por fructosa o endulzantes como la miel.


Un consejo

Para mejorar los hábitos de vida saludables debemos empezar a leer las etiquetas de contenido nutricional de los alimentos que compramos (¿qué cantidad de grasa los componen?, ¿cuántas calorías aportan?¿incluyen componentes no deseados?). Solo así seremos capaces de descartar o escoger los alimentos que mejor nos ayuden a llevar una vida sana 

Si te ha gustado este post no dudes en suscribirte a mi blog en Bloglovin, FacebookTwitterYoutube o Google+ para estar al tanto de todas las novedades. 

2 comentarios:

  1. Sabes tienes toda la razón, por que nos costará tanto aplicarlo jeje, es cierto que, al menos en mi época, crecimos con la idea de que la merienda era algo de la infancia solamente.
    En cuanto a lo de leer las etiquetas...bufff, creo que si las leyeramos todas abandonariamos gran cantidad de las cosas que comemos, justo hoy leía en un artículo que el fuet llevaba leche en polvo :OOO, me he quedado a cuadros te lo aseguro, imagino la gente intolerante a lactosas y demás que deben ir con la lupa en los ojos todo el día intentando asegurarse de lo que lleva cada producto. :((
    Besote!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ayla! Es verdad que las etiquetas dan miedo a veces, hay casi tantos productos quimicos co,o ingredientes. A ver si conseguimos comer todos un poco mejor. Un abrazo

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...